Translate

miércoles, 12 de enero de 2011

Nada es lo que parece



Son ya muchos días sin escribir aquí. Como sabéis los que nos vais siguiendo, tuve una caída durante mi primera estancia en Varanasi. Digo primera porque la cosa acabó en una hospitalización por la supuesta fractura de dos vértebras y mi evacuación a España con desplegamiento de ambulancias y sillas de ruedas incluido; eso sí, en primera clase. Dicho así, aunque breve y ahorrando detalles que prefiero no recordar, parece una fractura seria. Y creedme que me hundí en una profunda desmoralización al tener que abandonar un proyecto y unas ilusiones a medias. Lo que no podía llegar a imaginar, a pesar de sucesivos capítulos desagradables con los médicos indios, es que todo fuera obra de una artimaña para estafar a la compañía de seguros y generar así un estado de grave preocupación a mi familia, amigos y a una servidora.

La palabra enfado se quedaría corta para describir lo que siento. No negaré que, por la parte que me toca, sentí un gratificante alivio cuando después de un mes tumbada en una cama y escuchando a los médicos indios preguntándome si podía mover las piernas ante su reiterada insistencia en poder quedarme paralítica, un médico de Barcelona me dijo que se trataba de una leve fisura que necesitaba un poco de reposo y algo de paracetamol.

Un tac, una resonancia magnética y una radiografía realizadas en India mostraban claramente la rotura de mis vértebras, tres pruebas con las que queda excluido cualquier margen de error posible pero no los 300 euros que cuesta cada escáner.
Cuando me dieron el alta me brindaron un corsé, producto de alto coste en India. Su “atención” fue tanta que incluso me asignaron un médico indio acompañante desde Varanasi a Barcelona.

Indignación, decepción, impotencia y rabia, mucha rabia. Pero aún así, aquí me tenéis de vuelta. Porque ni siquiera sucesos como éste pueden destruir las ganas de seguir trabajando en aquello que una cree.

Es un placer volver a casa. Y ahora, en este nuevo año, hay que ponerse en marcha.

1 comentario:

Morgyana dijo...

Todo ocurre por algo...Seguid con este proyecto tan maravilloso. Besos y abrazos para vosotros y los niños.